Idioma

martes, 29 de octubre de 2013

RELAJACIÓN PROFUNDA; práctica beneficiosa diaria

La relajación implica abandonar el control, dejarse ir, entregarse sin tensiones. Es necesario que uno desee eliminar las tensiones y que crea que todo va a ir muy bien (positividad).

Una forma sencilla de relajación profunda es la postura de hacer el muerto.

Esta posición consiste en tumbarse  en el suelo (preferiblemente una cama por comidad) boca arriba con los brazos extendidos y los pies separados unos 30 centímetros (aprox.).

Las manos deben de estar unos 30 centímetros (aprox.) del cuerpo con las palmas hacia arriba.

Ojos cerrados.

1.-Realización de respiraciones largas y lentas. Con cada respiración, dejar que tu cuerpo se apoye más sobre el suelo como si aumentara la fuerza de la gravedad.

2.-Después de un par de minutos, centrar tu pensamiento en  tus pies. Respirar lenta y tranquilamente, sintiendo tus pies. Mientras la respiración entra y sale, vaya dejando ir conscientemente todas las tensiones de tus pies.

3.-Despues de otro par de minutos, centrar la atención hacia la parte inferior de las piernas. A cada respiración, dejar que los mùsculos de las piernas se relajen por completo.

4.-Repetir el proceso con las rodillas, muslos de las piernas, pelvis, bajo abdomen, glùteos, espalda, pecho, hombros, antebrazos, manos cuello y cara.

Si se hace despacio, con cuidado y de forma sistemática, se sorprenderá del grado tan elevado de relajación que puede llegar a conseguir.

5.-Finalizar con una respiración lo más suave y delicada posible

NOTA: Es fàcil quedarse dormido mientras realiza esta práctica. Es un buen preludio para un excelente sueño positivo.

La práctica de este ejercicio requiere una duración entre 15 a 30 minutos que se irá reduciendo en la medida que se avance a cada día.

Los resultados tan positivos y notables se notan  a los 2 meses, con una práctica diaria de mínimo 15 minutos 

No hay comentarios:

Publicar un comentario