Idioma

jueves, 13 de marzo de 2014

Después de la pelu

Esta tarde mi pareja, muy excitada, me ha desconcertado con una pregunta, quería saber dónde se encuentra su punto G, exactamente,  deseaba comprobar y palpar  fehacientemente su correcta localización, experimentar y descubrir las increíbles virtudes placenteras del orgasmo de dicho punto, de acuerdo con lo leído de un artículo de la revista Cosmopolitan en la Peluquería.
En primer lugar le explique que famoso punto G es una zona ubicada en la pared anterior de la vagina extremadamente sensible a una fuerte presión (no tacto). Se ubica a unos cinco centímetros aproximadamente de su entrada de la vagina, dependiendo de cada mujer. 
Más dispuesta que un rayo, se quito toda su ropa en un santiámen. En ese instante, con premura y con poderosas fuerzas femeninas me sentía atrapado en cuerpo de  una mezcla entre ginecólogo- sexólogo-filósofo-amante. Estaba hecho un lío, eso sí, me puso a 100. 
Bueno, mi objetivo era estimular adecuadamente su punto G. El primer paso estaba hecho, ya que ella estaba fuertemente excitada lo que facilitaba la dilatación de su vagina. 
Para un buen proceder la hice acomodarse en el sofá en posición supina (tumbada boca arriba) entonces con pequeñas caricias táctiles notaba que dilata y a medida que incrementaba la presencia, primero con el dedo corazón y después el indice, sus gemidos eran cada vez más intensos. Cuando su lubricación era intensa, así como mis dedos se impregnaban de viscosidad transparente, entraban y salían suavemente como Pedro por su casa, era el momento de pasar a la segunda fase de presión.
La sensibilidad de la vagina es sensibilidad a la presión, no sensibilidad táctil como sucede con el clítoris o el pene. Mi amante me detalló las sutiles y también poderosas sensaciones dentro de su vagina, es cierto, que dependen más de la sensación de llenura y de la presión en ciertas áreas clave, como el punto G.
Esa sensación es muy distinta al placer que se puede sentir cuando se fricciona el clítoris de múltiples formas.
Fervientemente  quería notar la presencia del punto G por lo que le describí con el dedo corazón, metido en la vagina hasta el segundo nudillo, el circulo, indicando su punto G sobre una zona rugosa de su vagina que tanto anhelaba percibir, sentir y tocar. Posteriormente, poco a poco fuí incrementando la presión sin hacer ningún movimiento, en ese momento percibí, a medida que se abría más su vagina un pequeño agujero. Continué presionando con más energía ese vacío quedando atrapado mi dedo como si fuera un tubo mientras ella jadeaba más intensamente y su respiración se aceleraba a medida que aumentaba la fuerza ejercida en su punto G.
En un momento, antes de casi alcanzar el clímax, retire mi dedo para que ella palpará y descubriera su punto G, gozando de placenteras sensaciones, observándola como altas corrientes incontroladas como si fueran olas de energía recorrían todo su bellísismo cuerpo.
Vivió de forma extraordinaria e intensa el orgasmo. Según sus  propias palabras "Un placer memorable".

No hay comentarios:

Publicar un comentario