Idioma

viernes, 30 de octubre de 2015

El misterio

Una hermosa tarde de primavera, la maestra Laia vuelve de paseo de la Sierra de La Sagra. Sopla una ligera brisa y, al llegar frente al portal del Monasterio, la maestra ve que la bandera con la efigie de Buddha ondea suavemente al viento. Ante ella hay dos jóvenes.

Joven Rubio.-"¡Lo que se mueve es la bandera!".
Joven Moreno.-"¡No es el viento!".
Joven Rubio.-"Según la buena doctrina, lo que importa es lo que ve ante nosotros en este momento. ¡Y es la bandera, se mueve!".
Joven Moreno.-"¡Que no!. Tu manera de ver es errónea porque la agitación de la bandera es tan solo consecuencia del viento. El viento es la causa, la realidad que está más allá de la apariencia".
Joven Rubio.-"¡Pero la existencia del viento es una hipótesis".
Joven Moreno.-"¡La bandera no se mueve porque sí, su realidad es constitutiva del viento!".
Joven Rubio.-"¡Pura especulación!".
Joven Moreno.-"¡Pura evidencia!".
Joven Rubio.-"¡No!.¡En absoluto!".
Joven Moreno.-"¡Claro que sí!".
Casi llegan a las manos, entonces advierten la presencia de la maestra Laia, que los mira impasible.
Joven Moreno.-"Maestra, ¿qué es lo que se mueve, la bandera o el viento?".
Laia.-"No es la bandera lo que se mueve, no es el viento lo que se mueve, queridos discípulos, lo que se mueve es vuestra mente".

No hay comentarios:

Publicar un comentario